domingo, mayo 28, 2017

De la Ficción “asamblearia” a la construcción de un Sindicato de los Trabajadores.*



En la Marcha contra el 2x1 con Silvia Almazán (SUTEBA)
Uno de los debates que suelen escucharse en las Asambleas de Delegados de los distritos es sobre la calidad de representación de los dirigentes gremiales al momento de decidir en Paritarias.  Voy a partir de la descripción particular de lo que sucede en Quilmes, para luego argumentar lo que considero debemos acrecentar para que la representación gremial se cada vez más genuina.

El argumento, sostenido sobre todo por sectores que representan a nivel provincial a minorías, es que sólo es democrático si se consulta en Asambleas.  Quienes trabajamos en escuelas de Quilmes sabemos que la dinámica de las Asambleas, lamentablemente, es una ficción,  y en el caso de esta conducción de Quilmes incluso una ficción necesaria.

Trabajo en 10 escuelas del distrito y sólo en una, y una sola vez, se realizó asamblea en un turno de llamado de exámenes.  En primer lugar no todos los docentes participaron y, en segundo lugar, la única información compartida era la postura de la conducción local desconociendo la propuesta de la conducción provincial.

En otra de las escuelas el delegado pasaba una hoja donde también sólo figuraba la propuesta de la conducción local con las opciones "si" o "no".  Sabemos, no lo ocultan, que la propuesta de la conducción local siempre está fundamentada en intereses netamente partidarios y en confrontación a la conducción provincial, y peor aún, también confrontando con el Frente Gremial Docente.

Con estos argumentos "asamblearios" acusan a la conducción provincial de antidemocrática cuando la misma demuestra en todos los casos que se cumple el estatuto del SUTEBA, que por supuesto critican, haciendo las consultas en asambleas distritales y decidiendo finalmente por voto mayoritario en el plenario de Secretarios Generales antes de tomar medidas de fuerza o decidir levantarlas.

Asamblea en Quilmes 2016
Por otra parte, y demostrando que el espíritu de "unidad en la acción" para esta conducción es una ficción, cuando el plenario de Secretarios Generales por amplia mayoría decide una acción conjunta con el FGDB estas seccionales opositoras nunca acompañan y persisten en sus posiciones acordadas desde los partidos políticos que representan con las otras seccionales opositoras.  De este modo piden respeto y representatividad como minoría sin aceptar la opinión de la mayoría, como tampoco respetan la opinión de las minorías en sus distritos.

Cabe destacar que este modo de construir el sindicato aleja el compromiso de los compañeros docentes, no ayuda para que crezca la conciencia colectiva de clase ya que no se respeta la voluntad mayoritaria provincial y sólo se valoran las posiciones partidarias que ellos representan. Sólo en Quilmes en los últimos 4 años se han desafiliado 500 compañeros docentes, cuando la media de SUTEBA en la Provincia ha sido el crecimiento de afiliados.

Para ser realista debemos reconocer que lamentablemente el cuerpo de docentes no es un ejemplo de conciencia de clase trabajadora.   No tengo estadísticas claras pero sospecho, por el diálogo que tengo en las escuelas, que quizás más del 50% de los compañeros trabajadores no están afiliados o, si lo están, no participan activamente en la construcción del mismo.  La actitud de la conducción local no ayuda para nada a revertir esta situación.   Esto refleja que la conciencia de clase entre los trabajadores de la educación es limitada y hasta diría que eso también lo vemos reflejado en el modo de trabajar en muchas escuelas. 

¿Cómo revertir esta situación? ¿Cuál es el camino para reconstruir los lazos de solidaridad, de confianza en la herramienta sindical?  La conciencia es una construcción colectiva y tiene sus procesos.  Estos pueden motivarse, realizarse, a partir de hechos concretos de movilización, de comunicación certera y puntual de motivos, fundamentando las decisiones tomadas con hechos concretos que facilitan la comprensión de la movilización.

Observamos que hoy no movilizan las cuestiones generales y amplias.  Si vemos que la ciudadanía se moviliza por un hecho puntual, considerado grave, y reclama también respuestas concretas y rápidas.  Cuesta creer en los proyectos y procesos a largo plazo.

Nos cabe a quienes nos comprometemos en la construcción de esta herramienta sindical algunas cuestiones impostergables:
  • Capacitarnos en comunicar adecuadamente las acciones que realizamos, organizarnos para comunicar y aunar esfuerzos en esta comunicación.  Hoy las redes sociales y la tecnología (Wapsapp, por ejemplo) son herramientas que debemos usar.
  • Estar a disposición de los compañeros para ayudarles en sus necesidades de información y de resolución de conflictos o trámites que muchas veces desconocen o no saben cómo resolver. La cartelera sindical de SUTEBA debe ser nuestra.
  • Comunicar con claridad y fundamentos las decisiones tomadas en el conjunto de la representación gremial en la Provincia de Bs As.
  • Las acciones, los debates con la patronal, las decisiones votadas por mayoría deben llegar a todos los compañeros docentes; y al mismo tiempo denunciar la actitud divisionista de la conducción local.
De este modo podremos ir reconstruyendo los lazos de confianza, de apoyo a las políticas sindicales que queremos realizar. Esta es hoy la militancia que no podemos dejar de hacer.

Lamentablemente la situación de apatía de los docentes, el individualismo que el capitalismo y la sociedad de consumo siembran en nuestras conciencias, alientan la ficción asamblearia y la idea de que ese es el mejor método de construcción sindical.

Considero que recorrer los pasos que explicité más arriba nos permitirá en el futuro recuperar el SUTEBA Quilmes para los docentes, para quienes queremos una educación inclusiva y de calidad con compromiso social y solidario.

*Ernesto Gabriel Cela
Delegado Gremial SUTEBA
Agrupación Granate de SUTEBA en Quilmes
Publicado en Revista El Arcón de Clío - Digital

sábado, abril 01, 2017

La representación gremial en debate

Desde la irrupción del Peronismo en Argentina hay un profundo debate en los diferentes sindicatos sobre los modelos de participación que sean más representativos de la voluntad de los trabajadores en cada sector.
En el contexto actual ese debate está en boca de todos, no sólo de los trabajadores en cuanto a si se sienten representados o no, también por el rol político innegable que estas agrupaciones gremiales representa en una Democracia.
También en los 60-70 se vivió fuertes enfrentamientos y debates entre los “modelos” de conducción gremial.  Estaban los considerados "burócratas" sindicales y los llamados "combativos".  Epítetos que no se referían sólo a sus posiciones gremiales o políticas frente a la patronal sino también a los modos en que se tomaban las decisiones gremiales.
En aquellos años e inspirados en un clima de época que sin dudas marcó el Mayo Francés a nivel mundial, y el Cordobazo a nivel local, los niveles de participación sindical de los trabajadores eran mucho más elevados que en los años actuales.  A esto ayudaban políticas de Estado enmarcados en una idea del "Estado de bienestar" que no se discutía, y también a logros que venían del movimiento obrero organizado que gozaba de un buen prestigio social.
Por ejemplo entre los docentes es conocido el debate que condujo Isauro Arancibia en la CTERA sobre la inclusión o no de la "T" que representaba la palabra "Trabajadores" en su sigla, porque muchos docentes no aceptaban el tinte "clasista" al incorporar ese término en la sigla que los representara. 
Lo cierto es que hay sindicatos que llevan adelante una estructura de participación más democrática y otros que quizás podamos decir que son más “verticalistas” y con otras estructuras de participación.
Los primeros suelen tener en sus estatutos diversas cláusulas que tratan de garantizar la participación de sus afiliados  hasta donde se puede.   Este modelo democrático y menos verticalista o autoritario, como docente al momento de decidir en qué sindicato me afilio, creo debería ser un elemento importante a tener en cuenta.
Ahora me pregunto: ¿Cuáles son las razones por las que un docente se afilia a un sindicato? ¿Tiene en cuenta o no estas características democráticas? ¿Averigua un docente sobre la estructura de participación en el sindicato antes de afiliarse?  Son preguntas que ameritan posiblemente investigaciones a futuro.  Pero me permito ensayar alguna respuesta posible.
Por mi participación gremial y diálogo con mis compañeros docentes, sospecho que hay más razones de búsqueda de servicios que pueda ofrecer la organización gremial a sus afiliados que el hecho de que estos sean representativos al momento de enfrentar una situación que suele ser conflictiva como las Paritarias.
Algunos gremios como SUTEBA, por ejemplo, nacieron en un contexto de conflictividad y por eso tienen un perfil más ideológico en su constitución y modos de participación directa de sus afiliados con estructuras de consultas democráticas.  Otros fueron surgiendo en otros contextos históricos donde quizás lo ideológico no estaba tan presente.  Otros se configuran, como SADOP, a partir de la identificación común del tipo de gestión escolar bajo la cual el docente desarrolla su trabajo.  En este caso hablamos de Escuelas de Gestión Privada.
De todos modos vale preguntarnos, como docentes, qué aporto yo a esta construcción y desde ese lugar tener más autoridad para debatir sobre la representación de quienes se dedican más específicamente a esta tarea gremial.  Considero que los compañeros docentes que están en esos espacios vienen construyendo su lugar desde una participación activa y comprometida.  Nuestra exigencia de posiciones frente a una discusión Paritaria debería estar en sintonía o coherencia con el nivel de compromiso personal en la educación y también en la participación gremial.  ¿Todos debemos ser gremialistas?  No, eso no es lo que estoy diciendo.  Si todos debemos dialogar, acompañar, orientar y expresar, nuestras ideas para que nuestros compañeros gremialistas estén más empapados de nuestras demandas y propuestas, pero sobretodo apoyar y participar cuando hay decisiones de estos representantes en cuanto tales.
Sabemos que no es obligación legal participar, pero sí considero que como docentes que educamos en una sociedad democrática, cuando ésta se sustenta en la participación de sus ciudadanos, la participación gremial docente debería ser mayoritaria que en otros rubros laborales.  Todos sabemos que se educa más por el ejemplo que por la palabra.
Les cuento mi experiencia personal para ir cerrando mi reflexión.  Participo activamente en SUTEBA desde 2001, cuando la situación gravísima como docentes me impulsó a sumarme en las marchas, asambleas y también como delegado gremial en la escuela. 
Allí comprendí que había un profundo debate si la conducción provincial representaba o no los intereses de los docentes.  Conocí el estatuto del SUTEBA que establece diversos niveles de participación y de representación al momento de la toma de decisiones.  Allí aprendí que cuando hay una "Paritaria" la decisión no es unipersonal de quien aparece en los medios.  Que los delegados paritarios son aproximadamente 25 compañeros, todos representantes de varios gremios, no sólo de SUTEBA. Que desde 2004 el SUTEBA forma parte de un Frente Gremial Docente Bonaerense con otros 4 sindicatos de docentes (FEB, SADOP, UDA y AMET), todos con sus delegados paritarios según la cantidad de afiliados que tienen cada uno en cada año.
Que, por supuesto, la cantidad de afiliados va variando en cada año por muchos que se suman, por muchos que se bajan, pero que es a ellos a quienes representan más genuinamente en el debate paritario porque de ellos reciben, a través de los órganos internos de representación, la opinión que construyen mayoritariamente.
¿Hay debates internos y cuestionamientos a este modo de construcción y participación? Si, por supuesto, pero en mi opinión son más movidos por motivos políticos que por motivos gremiales concretamente.
¿Por qué 5 sindicatos (en realidad son 6 pero uno de ellos no tiene representación paritaria por decisión del Gobierno Provincial)? Bueno, es aquí donde creo hay que investigar más profundamente: si es por las diferencias ideológicas, si es por los servicios que ofrecen, si es porque los docentes creen que los representa más cabalmente, y las razones que ustedes pueden pensar y que quizás sea bueno que compartan abajo en sus comentarios.
Pero si, personalmente, valoro mucho la constitución de un Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB) que consensua al momento de sentarse frente al Gobierno de turno en la discusión y diálogo Paritario.
Demás está decirles que cuando hablamos de Paritarias no hablamos sólo de discusión salarial.  Allí debatimos las políticas públicas, de formación docente, en definitiva qué escuela queremos.  Este espacio es un logro de los Gremios Docentes. No siempre hubo la posibilidad que como docentes tengamos un espacio de debate sobre estos temas y creo que es un Derecho que nos otorgó el recuperar la Democracia.
Volviendo al título que motivó estas palabras, considero que la representación gremial de los docentes, incluyendo la diversidad de los sindicatos, está garantizada.  Lo que sí está en debate es cómo los docentes participamos o no en esa variedad de gremios para que sean aún más representativos, más democráticos y constructores de una mejor educación para nuestro país.

*Lic. Ernesto Gabriel Cela,
Delegado de SUTEBA en Quilmes
Agrupación Granate de SUTEBA en Quilmes.
Publicado en http://revista.elarcondeclio.com.ar 
ernestocela@gmail.com

miércoles, febrero 08, 2017

Desafíos de la Escuela Secundaria Argentina

Desde la Ley Nacional de Educación y con la puesta en marcha del Consejo Federal de Educación en La Argentina se pretende superar las coyunturas políticas y avanzar en una Educación que potencie un proyecto de pais inclusivo y en vías de un desarrollo integral de sus fuerzas productivas.

Pero lamentablemente el gobierno de Mauricio Macri está llevando adelante políticas de destrucción de los acuerdos alcanzados, acuerdos en los que ellos también han participado y han firmado.  ¿Qué es el Consejo Federal de Educación (CFE)? En Argentina, el Consejo Federal de Educación (CFE) es el organismo de concertación, acuerdo y coordinación de la política educativa nacional para asegurar la unidad y articulación del Sistema Educativo Nacional. Su presidente es el Ministro de Educación de la Nación y se encuentra integrado por la máxima autoridad educativa de cada jurisdicción y tres representantes del Consejo de Universidades.

Bajo resoluciones de este CFE (acordadas por todos) se inició la implementación gradual de la Ley Nacional en la cual el Estado Nacional se hace cargo de la responsabilidad indelegable de garantizar la Educación para todos los ciudadanos porque es considerado un DERECHO.
En Provincia de Bs As se elaboró la nueva Ley de Educación Provincial (Ley. 13.688) en ese marco de la Ley nacional y se lanzó la Nueva Escuela Secundaria.


En este marco es que quiero compartir algunos desafíos que se nos presenta para que esta Nueva Escuela Secundaria supere los límites del modelo que está instalado en la cultura y en el ideario de la sociedad.  A muchos cuando escucho hablar sobre la Escuela Secundaria, muchos de ellos docentes, añoran un modelo escolar que ya está perimido y que no responde, ni a las necesidades de nuestros estudiantes ni a las necesidades de una sociedad que avanza hacia el siglo XXI.



  • Es imprescindible que la tarea educativa de cada institución se centre en sus estudiantes y en el logro de más y mejores aprendizajes
  • Es necesario pensar la Escuela con capacidad para identifcar las necesidades y articular respuestas acordes, que reconozcan, valoren y desarrollen el conocimiento y las potencialidades de los Estudiantes.
  • Sólo de esta manera es posible alcanzar la calidad con pertinencia, relevancia, efciencia, eficacia y equidad (Orealc/Unesco, 2007)
  • En este contexto, se requiere una revisión reflexiva de las prácticas docentes en vistas a la generación de cambios en la cultura institucional.  Esta tarea debe darse en cada Escuela.  Es la Escuela donde deben generarse y sostenerse tiempos y espacios necesarios para que los educadores potencien su desarrollo profesional.
  • Para esto se requiere más inversión, tanto en infraestructura como en personal capacitado, horas institucionales que permitan el encuentro y el debate sobre estas prácticas y su implementación.
Todo lo expuesto arriba lo pueden ampliar con este artículo que me parece imperdible para quienes se animen a pensar y entender cómo avanzar hacia una mejor Escuela Secundaria.  Espero que el gobierno de Mauricio Macri reflexione, recapacite y a partir de la resistencia de los docentes, estudiantes e investigadores entienda que no se puede borrar o, peor aún, retroceder tanto cuando estábamos en un buen camino, acordado y sustentado en todo sentido.
Espero sus comentarios.


Bibliografía: Ferrerira H.A. (2016) Desafos de la educación secundaria en Argentina: Pensar juntos algunas transformaciones necesarias y posibles. Sophia 12 (1): 13-24
 
Lic. Prof. Ernesto Gabriel Cela - ernestocela@gmail.com

viernes, febrero 03, 2017

¿Inseguridad: De qué hablamos?



Este video resume la resolución de un grave hecho de inseguridad sufrido por jóvenes de la Villa Zabaleta y plantea una propuesta concreta sobre qué es inseguridad y qué propuestas hacemos para resolverla.

Excelente producción de "La Poderosa".